Entre reunión y reunión, me bajo al polón