Argenta muy guarra se garcha al negro de la heladería